Cargando...

Tumores Benignos

Tumores Benignos y Otras Patologías Benignas

Los tumores benignos son las lesiones en las que existe un crecimiento excesivo de las células normales. Su crecimiento no es agresivo, de tal manera que no invaden los tejidos normales periféricos; sin embargo, puede desplazar o comprimir las estructuras normales y generar daño. Estos tumores benignos no se diseminan a otras partes distantes del cuerpo, no tienen la capacidad de producir "metástasis" como los tumores malignos. Los tumores benignos no son cancerosos. A menudo se pueden resecar y, en la mayoría de los casos, no vuelven a aparecer. Los tumores benignos rara vez son una amenaza a la vida, a menos que aparezcan en ciertas localizaciones como el cerebro puedan ser lo suficientemente grandes como para poner en peligro las funciones normales en las regiones determinadas del cuerpo.

 

En ICI utilizamos la radioterapia principalmente para tratar tumores malignos o cáncer. Sin embargo, también tratamos algunas lesiones benignas como los tumores cerebrales benignos cuando no pueden ser tratados mediante cirugía debido a un alto riesgo de complicaciones. Seleccionamos condiciones benignas como enfermedades neurológicas, como la neuralgia del trigémino ("Doloreux tic"), cuando no responden a los tratamientos convencionales o son refractarias a tratamientos médicos.

 
Patología Benigna y Miscelánea. Tumores Cerebrales Benignos

No todos los tumores en el cerebro son malignos. Hay muchos lesiones que aparecen en el cerebro o alrededor del mismo que puede crecer y causar problemas debido al aumento de la presión intracraneal o porque puedan afectar por contigüidad a las estructuras vitales del sistema nervioso central. Entre los tumores cerebrales benignos más comunes podemos encontrar: los meningiomas, neurinomas del nervio acústico y los adenomas de la glándula hipofisarias.

 

La neuralgia del trigémino, patología benigna responsable de generar intenso dolor, así como las malformaciones vasculares o arteriovenosas (MAV), constituyen la patología benigna que con frecuencia pueden ser tratada con éxito con radioterapia no invasiva la radiocirugía y sin la necesidad de someter al paciente a una craniotomía.

 

Formación de Hueso Heterotópico

La formación de hueso heterotópico, también conocido como "osificación heterotópica" es una complicación común que puede aparecer después de traumatismos articulares así como de la cirugía. Estos pacientes tienen una tendencia a desarrollar depósitos de calcio en los tejidos blandos alrededor de las articulaciones causando limitación dolorosa en su rango de movimiento. En algunos pacientes es necesaria la cirugía para eliminar estos depósitos óseos. Con el fin de mejorar las posibilidades de la cirugía y el éxito de la misma, evitando que se repita, suele ser necesario un tratamiento de radioterapia exclusiva de manera inmediata al procedimiento quirúrgico.

Queloides

Los queloides son cicatrices con crecimiento exofítico que normalmente se forman en la piel después de una lesión, cirugía o perforaciones en el cuerpo. Pueden llegar a ser desagradables generando problemas estéticos o pueden causar dolor y / o picazón. El tratamiento habitual se realiza con inyecciones de esteroides o la extirpación quirúrgica. Sin embargo, tienen una tendencia a volver. En esos casos, otro enfoque terapéutico es la cirugía seguida de radioterapia postoperatoria inmediata con el fin de evitar esta reaparición.

 

Esta radiación post-operatoria debe realizarse dentro de al menos 24 a 48 horas de la cirugía. Estos tratamientos deben ser coordinados con cuidado. En ICI se requiere que el paciente tenga una visita preparatoria antes de la cirugía, así como estudios de imagen que incluyan una tomografía axial computarizada de la zona en cuestión con el fin de programar el tratamiento de radiación post-quirúrgica. Todos los detalles son comentados y discutidos con el cirujano y el paciente.

 

Neuralgia del trigémino (NT)

La neuralgia del trigémino es un trastorno neurológico caracterizado por episodios de intenso dolor punzante en la cara, procedente del nervio trigémino (quinto nervio craneal). El dolor se presenta generalmente cerca de un lado de la boca y se irradia hacia el oído, ojo o ventana de la nariz en ese lado. El dolor se agrava por el tacto. La asociación clínica entre esta patología y el espasmo hemifacial es el llamada tic doloroso. Se ha descrito como una de las condiciones más dolorosas conocidas por la humanidad. Se estima que 1 de cada 15.000 personas sufren de este trastorno, aunque la cifra real puede ser significativamente mayor debido a un diagnóstico erróneo frecuente. Es más común en la vida media y más tarde, con más frecuencia sobre la edad de 50. Es más común en mujeres que en hombres. Cuando falla la terapia con medicamentos, se requiere la descompresión quirúrgica, procedimiento que se lleva a cabo mediante una cirugía. La radiocirugía o irradiación focal sobre la raíz del nervio trigémino también se utiliza como alternativa a la cirugía con un éxito de control del dolor en 2/3 de los pacientes.