Cáncer Ginecológico

Inicio Cáncer Ginecológico

Las mujeres están en riesgo de padecer varios tipos de cáncer de los órganos reproductores: cervical, ovárico, uterino, vaginal y vulvar. Como grupo, se les conoce como cáncer ginecológico. Aunque inusual también hay un tipo raro de cáncer que se origina en la trompa de Falopio.
Se estima que cerca de 90,000 mujeres en los Estados Unidos son diagnosticadas con un cáncer ginecológico cada año. En los Estados Unidos, el cáncer del útero (corpus uterino, también conocido como cáncer del endometrio) es el cáncer más común de los órganos reproductores femeninos. Los cánceres ginecológicos comienzan en diferentes lugares dentro de la pelvis de una mujer.

 

- El cáncer cervical comienza en el cuello uterino, que es el extremo inferior y estrecho del útero.

- El cáncer de ovario comienza en los ovarios, que se encuentran en la pelvis de cada lado del útero.

- El cáncer uterino comienza en el cuerpo del útero; También se llama cáncer endometrial porque se origina del revestimiento interno de la cavidad uterina o endometrio.

- El cáncer vaginal comienza en la vagina, que es el canal hueco entre la parte inferior del útero y los genitales externos.

- El cáncer vulvar comienza en la vulva, la parte externa de los órganos genitales femeninos.

 

Cada cáncer ginecológico es único, con diferentes signos y síntomas, diferentes factores de riesgo y medidas de prevención. Todas las mujeres están en riesgo de cáncer ginecológico, y el riesgo aumenta con la edad. Cuando los cánceres ginecológicos se encuentran temprano, el tratamiento suele ser eficaz y curativo.
Dependiendo del tipo de cáncer, ya sea cirugía sola o combinada con radiación y / o quimioterapia ofrecen la posibilidad de curación o remisión a largo plazo en muchos pacientes.

Braquiterapia para el cáncer ginecológico: es una forma de tratamiento de radiación que funciona dentro de su cuerpo. El personal altamente capacitado de ICI administra el tratamiento ginecológico de braquiterapia que consiste en la inserción de un pequeño dispositivo en la vagina, remotamente cargado durante unos minutos, con una semilla radiactiva. A veces es necesario después de la cirugía para usar esta técnica para tratar las áreas de la vagina donde el cáncer es más probable que regrese. La braquiterapia es un procedimiento mínimamente invasivo que ICI ofrece. Afortunadamente para los pacientes, tiene efectos secundarios mínimos.

El día del procedimiento usted vendrá a nuestra oficina sin la necesidad de ninguna preparación especial. Los estudios de imagen se realizan generalmente antes del tratamiento para delinear el campo de radiación de braquiterapia y hacer los cálculos de dosis apropiados. Por lo general, esto implica una TC de la pelvis con el dispositivo en su lugar.

Cada tratamiento de braquiterapia suele tardar entre cinco y quince minutos, una vez al día, dos o tres veces por semana.
Una vez que el tratamiento comienza, no hay riesgo de exposición a la radiación para sus seres queridos. Una vez que deje el tratamiento, no habrá radiación dentro de su cuerpo, y usted es libre para disfrutar de su día. Durante el curso de su tratamiento, puede continuar trabajando siempre y cuando esto no requiera actividad física extenuante.
Los pacientes seleccionados pueden requerir una combinación de radiación de haz externa seguida de tratamiento de braquiterapia.