Cargando...

Cáncer Ginecológico

Planes Personalizados

Ofrecemos terapia del cáncer personalizado utilizando las últimas técnicas de tratamiento.

 

El cáncer ginecológico es el tipo de cáncer que se origina en los órganos reproductores de la mujer. Existen cinco tipos de cáncer ginecológicos principales que son los siguientes: cáncer de útero, cáncer de cérvix o cuello uterino, cáncer de ovario, cáncer de vagina y cáncer de la vulva.

El Cáncer ginecológico se puede prevenir o curar si se detecta a tiempo!

Más de 80,000 mujeres en los EE.UU. son diagnosticadas de cáncer ginecológico: una enfermedad que se puede prevenir en la actualidad.

El cáncer de cuerpo uterino es el cáncer ginecológico más común en la mujer en los EE.UU. Hace años el cáncer de cérvix o cuello uterino era el cáncer ginecológico más común en los EE.UU., pero actualmente su frecuencia ha disminuido considerablemente gracias a los programas de prevención (exámenes de Papanicolaou y vacunas). No ocurre lo mismo en Latino América, por lo tanto no es infrecuente ver a mujeres con este tipo de cáncer en Miami, particularmente pacientes que han emigrado de países donde la prevención de esta enfermedad todavía no alcanza a toda la población.

 

Cada tipo de cáncer ginecológico se presenta con síntomas específicos y tiene factores de riesgo diferentes. Es importante que el paciente conozca su cuerpo y tenga presentes cambios en el ciclo menstrual. Por ejemplo, un sangrado después de la menopausia debe ser investigado porque puede ser un síntoma de cáncer de cuerpo uterino.

Existen varias causas de cáncer; una de ellas es el virus del papiloma humano (HPV/VPH), causado por una infección de transmisión sexual. Existen vacunas que protegen contra el virus VPH, responsable de los cánceres de cuello uterino, vagina y vulva. Se recomienda administrar esta vacuna a niñas con una edad comprendida entre 11 y 12 años. Preferiblemente, las niñas deben recibir las tres dosis de la vacuna antes de comenzar su actividad sexual. También se puede administrar a niñas o mujeres entre los 13 y 26 años de edad, que no hayan recibido la vacuna o no hayan recibido todas las dosis a una edad más temprana.

 

Otra prueba esencial para detectar el cáncer de cuello uterino es el examen de Papanicolaou que puede identificar este tipo de tumor en su etapa inicial, cuando el tratamiento es más eficaz. Se ha recomendado comenzar a hacer las pruebas de Papanicolaou a los 21 años de edad y la prueba de detección del VPH a los 30 años de edad.

 

La prueba de Papanicolaou solo detecta el cáncer de cuello uterino. No identifica el cáncer de ovario, útero, vagina o vulva

Debido a que no existe un método específico para detectar tumores ginecológicos con excepción del cáncer de cuello uterino, es necesario reconocer los cambios en el cuerpo para reducir la posibilidad de desarrollar estos tumores. Es importante comentar con el médico la presencia de factores de riesgo de desarrollar cáncer ginecológico, como son la obesidad, diabetes o una historia de cáncer ginecológico en la familia.

 

Tratamiento

La mayoría de estos tumores se tratan hoy en día con una combinación de cirugía, radioterapia y quimioterapia. Infórmese antes de tomar una decisión definitiva sobre su tratamiento.